Ed 101

Ganar por deserción

Las escuelas autónomas en Kansas City logran algunos de sus éxitos al no reemplazar a los estudiantes que salen

Read in English by David Martin   |   Oct 4, 2017
(Amanda Krenos | KCPT)

Como su nombre lo sugiere, la University Academy (Academia Universitaria) fue creada para preparar a los estudiantes para la universidad.

Según la mayoría de las medidas, la escuela autónoma en Kansas City es un gran éxito. En 2016, la University Academy recibió un puntaje del 100 por ciento en el Informe anual de desempeño del estado. Todos los estudiantes que se graduaron recibieron ofertas para asistir a una universidad de cuatro años.

Los resultados son incluso más notables cuando se comparan con los datos demográficos de la escuela. La proporción de estudiantes que reciben almuerzos gratis o a precio reducido excede el promedio estatal. Casi todos son afroamericanos.

Aunque día a día es reconocida como una de las mejores escuelas secundarias públicas de los Estados Unidos, la University Academy se ha desviado en algunos aspectos de su misión original.

El campus de la University Academy en 6801 Holmes Road tiene una capacidad de 1000 estudiantes. La mayoría de las plazas las toman los estudiantes que asisten a la «escuela inferior» K-5, que no existía cuando la University Academy abrió en 2000.

En un censo realizado hace un año, los estudiantes de preescolar y de primer grado superaron en número a los estudiantes de los otros cuatro grados de la «escuela superior». En otras palabras, había más estudiantes aprendiendo a leer y contar, que preparándose para la universidad.

La University Academy admite alrededor de 130 niños de preescolar cada año. La cohorte disminuye con el tiempo. La escuela espera que 44 estudiantes del último año se gradúen en la primavera.

Los estudiantes salen cuando sus familias se mudan del distrito escolar de Kansas City. Otros eligen escuelas que tienen equipos deportivos más fuertes o hacen hincapié en las artes escénicas. Algunos no pueden manejar el rigor de la University Academy.


Misuri fue el primero en autorizar las escuelas autónomas en 1998, y desde entonces, las escuelas autónomas han ganado constantemente estudiantes dentro del distrito escolar de Kansas City, incluso cuando la inscripción total de las escuelas públicas dentro del distrito ha disminuido.

Description: Enrollment in KCMO Public Schools, 1996 to 2016

(Wes Mikel | KCPT)


 

«Nos encantaría que todos los estudiantes que cursan el noveno grado terminen el 12.° grado. Sería genial si lo hicieran, pero sabemos que no lo harán», dice el superintendente Tony Kline.

Kline clasifica la tasa de deserción anual de la escuela en 7 por ciento. Llegó a la cifra viendo que de una clase de 140 niños de preescolar que acababan de ingresar al sexto grado, quedan unos 90.

Una tasa de salida del 7 por ciento está en línea con otras escuelas autónomas de Misuri. Sin embargo, la deserción es solo una parte de la historia. También está la cuestión de cómo las escuelas eligen llenar, o no llenar, las plazas disponibles.

La forma de embudo de la inscripción de la University Academy es en parte por diseño. La escuela reemplaza solo a una parte de los estudiantes que se van. Nadie es admitido después del noveno grado.

Kline dice que la escuela no acepta transferencias después del noveno grado debido a sus requisitos de graduación «específicos y estrictos». «Si no vienes de una escuela secundaria que te inició en el mismo camino, sería muy difícil graduarse de aquí», dice Kline.

Además de proteger a los estudiantes del fracaso, la política de relleno de la University Academy mejora sus resultados.

Los estudios muestran que los estudiantes que abandonan las escuelas, ya sean autónomas o tradicionales, tienden a tener un rendimiento inferior. Al limitar su entrada de transferencias, las escuelas pueden aumentar el rendimiento promedio de sus estudiantes inscritos.

Incluso los defensores de las escuelas autónomas reconocen la ventaja.

Robert Pondiscio, miembro sénior y vicepresidente del Thomas B. Fordham Institute, un grupo de expertos que promueve la elección de la escuela, abordó el tema del relleno en una publicación en el blog de 2015. «Aquellos que tienen problemas de rendimiento se van, los de alto rendimiento se quedan y la proporción de estudiantes competentes aumenta, lo que crea una ilusión de excelencia que no es totalmente merecida», escribió Pondiscio.

Escuelas autónomas definidas

Las escuelas autónomas son escuelas financiadas con fondos públicos que operan con más flexibilidad que las escuelas públicas tradicionales. En Misuri, son seculares y no pueden discriminar.

Si las solicitudes superan la capacidad, las escuelas realizan una lotería. Las escuelas pueden dar preferencia a los estudiantes que residen en un área geográfica, siempre y cuando los límites no promuevan el aislamiento racial y socioeconómico.

Las reglas están diseñadas para proteger los dólares de los contribuyentes y promover la igualdad de acceso. Incluso así, los educadores de las escuelas públicas tradicionales se quejan de que las escuelas autónomas tienen ventajas injustas.

Señalan, por ejemplo, que las familias solicitan que sus hijos asistan a las escuelas autónomas, un paso que favorece a los estudiantes con padres involucrados, que tienen el tiempo y los medios para enviar el material correcto dentro del plazo. (La ventana de solicitud de la University Academy para el año escolar 2017-18 cerró el 31 de enero). Las escuelas autónomas también otorgan preferencia de admisión a los hermanos de los estudiantes existentes, así como a los hijos del personal.

Los sindicatos de maestros y otros críticos se quejan de que las escuelas autónomas funcionan a partir de los estudiantes que son difíciles o costosos de educar.

En julio, un grupo de trabajo de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP) publicó un informe sobre las escuelas autónomas. Las recomendaciones incluyeron prohibiciones sobre «asesorar o presionar para desertar, o expulsar a los estudiantes que perciben como con problemas académicos o de comportamiento, o cuyos padres no pueden mantener los requisitos de participación o los honorarios monetarios».


 

La prueba estatal de Misuri, conocida como el Programa de evaluación de Misuri, mide la experiencia de los estudiantes en la materia a través de cuatro niveles: «por debajo de lo básico», «básico», «competente» y «avanzado». El siguiente cuadro indica el desempeño de los estudiantes en los dos niveles más altos de las escuelas en todo el distrito escolar de Kansas City.


 

Un estudio de 2013 no encontró evidencia que respalde la afirmación de que las escuelas autónomas eliminan a los estudiantes con dificultades. El estudio realizado por investigadores de la Universidad Vanderbilt y la Universidad de Indiana examinó un distrito escolar no identificado con una gran cantidad de escuelas autónomas.

Los investigadores encontraron que los estudiantes que abandonaron las escuelas autónomas obtuvieron resultados más bajos que los estudiantes que se quedaron, pero aquellos de bajo rendimiento transferidos de las escuelas públicas tradicionales tenían un resultado similar.

Los educadores de las escuelas tradicionales y autónomas concuerdan que la movilidad de los estudiantes es un desafío. Mark Bedell, el superintendente de las Escuelas Públicas de Kansas City, dice que los estudiantes que han asistido a las escuelas del distrito durante tres años o más tienen puntajes «muy superiores» en las pruebas a diferencia de los estudiantes más transitorios.

«La movilidad es un gran problema, y ​​tiene mucho que ver con situaciones familiares», dice Doug Thaman, director ejecutivo de la Missouri Charter Public School Association.

Incluso así, el ciclo de inscripción y retiro (conocido como churn, o rotación) es más difícil para las escuelas tradicionales, ya que están abiertas a todos los interesados.

Bedell dice que el distrito inscribió a un estudiante de 17 años este año que había acumulado solo cuatro créditos y medio en la escuela autónoma a la que asistió. «La escuela autónoma le dijo: “No podemos hacer nada por usted. Tenemos que aceptar a este estudiante”», dice Bedell.

En una escuela autónoma, las puertas no están tan abiertas. Bedell duda de que muchas escuelas autónomas inscriban a un estudiante que haya sido expulsado de la Central High School y reasignado a la escuela secundaria alternativa del distrito.

«9 de cada 10 veces, no creo que una escuela autónoma vaya a aceptar a ese estudiante. Van a querer saber: “¿Por qué te vas?”», dice Bedell.

Escuela Kauffman

La Escuela Ewing Marion Kauffman se abrió en 2011 con 103 estudiantes en su primera clase de quinto grado. La escuela autónoma ha agregado un nivel de grado cada año a medida que la clase fundadora, ahora junior, avanzaba.

La escuela, ubicada en 6401 Paseo Boulevard, obtiene buenos resultados. La clase fundadora superó sustancialmente el promedio estatal en la prueba de competencia de octavo grado. Al igual que la University Academy, la escuela obtuvo un puntaje perfecto en el Informe anual de desempeño en 2016.

Inicialmente, la Escuela Kauffman no se llenó. Como resultado, la clase fundadora de estudiantes, aunque de alto rendimiento, se ha reducido en casi un 60 por ciento, según el censo más reciente.

Hannah Loftus, directora ejecutiva de la Escuela Kauffman, dice que las prácticas de inscripción de la escuela «evolucionaron». La escuela comenzó a rellenar en 2014 y ahora inscribe a estudiantes en los 5.°-8.° grados durante todo el año escolar. Loftus dice que 85 estudiantes fueron inscritos como relleno en el período 2016-17, lo que representa más del 10 por ciento de la población de la escuela.

«La Escuela Kauffman valoriza servir y retener a tantos estudiantes como sea posible y ha trabajado duro para fortalecer y mejorar la tasa de retención estudiantil cada año que hemos estado abiertos», dice Loftus.

Sin embargo, la Escuela Kauffman solo busca rellenar hasta cierto punto. La escuela secundaria no acepta estudiantes que no asistieron a la escuela primaria.

Los educadores de las escuelas públicas tradicionales de Misuri identifican las políticas de relleno como una ventaja para las escuelas autónomas de alto rendimiento. También se quejan de que las escuelas autónomas con puntajes de prueba por debajo del promedio continúen operando e incluso expandiéndose.


El siguiente cuadro muestra las tasas de deserción para todas las escuelas primarias públicas dentro de los límites de las Escuelas Públicas de Kansas City. Cada punto de datos refleja el cambio en la inscripción de una clase en particular a medida que avanzaba de preescolar a quinto grado. Los datos podrían reflejar cambios en el número no relacionado con las entradas y salidas, como la apertura o el cierre de una escuela.


 

Allan Markley, el superintendente de las escuelas de Raytown y el presidente de la Asociación de Administradores Escolares de Misuri para 2017-18, dice que es bueno para los padres tener opciones. «¿Pero debería hacerse de una manera en que el terreno de juego no sea el mismo? Yo diría que no. No como superintendente y no como contribuyente», dice Markley.

En algunos casos, no es práctico que una escuela autónoma opte por el relleno con estudiantes.

La Académie Lafayette, una escuela autónoma de inmersión lingüística en Kansas City, tiene puntajes altos en pruebas y una lista de espera que coincide con ella. Debido a que las clases se imparten en francés, la escuela no admite estudiantes que para el segundo grado no dominen el idioma. (La Foreign Language Academy de las Escuelas Públicas de Kansas City también espera el dominio del idioma de los estudiantes admitidos después del primer grado).

Thaman, ejecutivo de la Missouri Charter Public School Association, rechaza la sugerencia de que las escuelas autónomas sean demasiado restrictivas para aceptar ingresos nuevos. Él dice que 50 de las 61 escuelas autónomas en Misuri inscriben a estudiantes durante todo el año escolar.

En cuanto al resto, Thaman dice que la capacidad de tomar algunas decisiones de inscripción es una de las autonomías que les da a las escuelas autónomas su propósito. Según Thaman, puede que las escuelas quieran gestionar la afluencia de estudiantes nuevos en un esfuerzo para construir una cultura y mantener la calidad del entorno educativo.

«El objetivo de una escuela autónoma es hacer algo diferente para servir mejor a los estudiantes que tienen en su escuela», dice Thaman.

Grandes patrocinadores

La University Academy abrió con el apoyo de algunas de las familias más filantrópicas de Kansas City. Los fundadores incluyeron a Barnett y Shirley Helzberg. El presidente de la junta fue Thomas Bloch, exdirector ejecutivo de H&R Block, quien además enseñó en la escuela.

El plan inicial para la University Academy fue crear una escuela secundaria autónoma. Los fundadores optaron por ofrecer 7.°-9.° grados y agregar más grados a medida que la clase original de estudiantes de primer año madurara.

La deserción planteó un desafío temprano. En 2005, The Kansas City Star informó que solo seis estudiantes de una clase de primer año de 73 se habían graduado de la University Academy.

Los funcionarios escolares decidieron que la forma más efectiva de retener estudiantes era captarlos a una edad más temprana. «Nuestra hipótesis era que cuanto antes los niños comenzaran con nosotros, era más probable que estuvieran preparados para alcanzar el próximo grado y tener éxito en él», escribió Bloch en su libro de 2008, «Stand for the Best», en el que describió su transición de ejecutivo a educador.

La University Academy abrió la escuela primaria en 2005. La hipótesis fue ampliamente probada. Kline, el actual superintendente, dice que la tasa de salida para la escuela secundaria fue menor a 10 por ciento el año pasado. Al menos un tercio de los estudiantes no pudieron asistir cuando sus familias se mudaron fuera del distrito, según Kline.

En el pasado, la University Academy no admitía estudiantes nuevos después del octavo grado, pero en 2016, la escuela inscribió a 30 estudiantes nuevos para el noveno grado.

Kline dice que le pidió a la junta de la University Academy que aumentara el tamaño de la clase de primer año en un esfuerzo para mejorar la instrucción. Tener más estudiantes permitirá que la escuela ofrezca más materias optativas, como contabilidad y codificación. Kline dice que algunos graduados han sentido una desventaja cuando llegaron a la universidad y tomaron clases con estudiantes que tuvieron más opciones en la escuela secundaria.

«La razón por la qué hacemos esto es un diseño al inverso de la graduación de la universidad. No me preocupa obtener estudiantes que no estén preparados para la universidad en una línea de llegada artificial, solo me preocupa asegurarme de que todos los que se gradúen de aquí estén listos para la universidad y que tengan éxito en la universidad», dice Kline.

Además de aumentar las ofertas de cursos, la University Academy ha trabajado para mejorar la experiencia de los estudiantes que practican deportes y participan en otras actividades extracurriculares. La escuela recientemente cambió el campo de césped en su estadio de fútbol y lo reemplazó con una superficie sintética.

El césped nuevo tiene un valor estratégico. La tasa de deserción de la escuela aumenta entre el octavo y noveno grado. Kline cree que está relacionado con la percepción de que la University Academy no toma en serio los deportes universitarios. «Colocamos a muchos niños en deportes universitarios, pero nunca ganamos un campeonato estatal como equipo en nada», dice Kline.

En encuestas en línea, los graduados dan altas calificaciones a los académicos de la escuela. Los clubes y otras actividades tienen una C como calificación.

«Entiendo lo que estos niños piden; quieren una experiencia tradicional de escuela secundaria estadounidense. Así que hemos estado tratando de intensificar nuestro juego en esa área,» dice Kline.

Otro modelo

La mayoría de las escuelas autónomas comienzan inscribiendo estudiantes de preescolar o quinto grado. El DeLaSalle Education Center acepta el desafío de atender a los estudiantes en riesgo de no terminar la escuela secundaria.

La escuela secundaria alternativa en la avenida 3737 Troost está organizada como una organización de servicio social. Además de los maestros de las clases de Matemáticas y Ciencias, DeLaSalle emplea consejeros de salud mental y abuso de sustancias.

«No hay un niño en este edificio que no tenga deficiencias de habilidades o problemas de conducta», dice el director ejecutivo de la escuela, Mark Williamson.

Puede ser una multitud difícil. «No tenemos mucha violencia, pero se está siempre vigilante», dice Williamson.

La mayoría de los estudiantes que llegan a DeLaSalle asistieron a escuelas públicas tradicionales. Algunos vienen de escuelas autónomas. Williamson dice que se comunica con Kline y Ed Mendez, el director del Alta Vista Charter High School, sobre los estudiantes que pueden beneficiarse de una transferencia.


El siguiente cuadro muestra las tasas de deserción para todas las escuelas primarias públicas dentro de los límites de las Escuelas Públicas de Kansas City. Cada punto de datos refleja el cambio en la inscripción de una clase en particular a medida que avanzaba de estudiantes de primer año a estudiantes de último año. Los datos podrían reflejar cambios en el número no relacionado con las entradas y salidas, como la apertura o el cierre de una escuela.


Kline dice que puede enviar a uno o dos estudiantes a DeLaSalle en un año típico. «El año [pasado] no enviamos a ninguno», dice Kline.

La University Academy no requiere que los estudiantes mantengan un promedio de calificaciones. Sin embargo, un estudiante que llegue a ser «deficiente de crédito» podría recibir consejos sobre sus opciones.

Kline está familiarizado con la crítica de que las escuelas autónomas eliminan a los rezagados en un esfuerzo para proteger sus puntajes en las pruebas. Él dice que la University Academy hace un esfuerzo para apoyar a los estudiantes con dificultades y que los maestros de la escuela secundaria deben ser tutores después de la escuela al menos un día a la semana, pero que al final depende de los estudiantes. «Tienen que hacer el trabajo» es lo que dice Kline.

La idea de que las escuelas obtienen algunos de sus éxitos al filtrar a los mejores estudiantes no se limita únicamente a las escuelas autónomas.

La Lincoln College Preparatory Academy, una de las escuelas «exclusivas» operadas por las Escuelas Públicas de Kansas City, admite solo a estudiantes que obtuvieron calificaciones por encima del percentil 60 en pruebas estandarizadas de lectura y matemáticas. Una vez inscritos, se espera que los estudiantes mantengan un promedio de 2,5 y un registro de buena ciudadanía.

«La diferencia entre nosotros y Lincoln es que no hay que tomar una prueba para entrar aquí. Puedes comenzar con nosotros en el preescolar y recorrer todo el camino. No descartamos a los niños si su promedio no está a un cierto nivel, que es lo que hacen algunas de las escuelas especializadas», dice Kline.

Además, agrega que la University Academy y Lincoln Prep son escuelas de elección para los estudiantes que desean prepararse para la universidad, pero en sus materiales de marketing, la Academia Universitaria contrasta con el distrito de Kansas City en general.

Un gráfico en la página principal del sitio web de la University Academy promociona su puntaje del 100 por ciento en el Informe anual de desempeño. En una línea más abajo, se presenta el puntaje del 70 por ciento del distrito.

Siga «Take Note: Our City. Our Schools. Our Future», juntos contamos las historias que importan, las historias que tienen un impacto. Queremos saber: ¿Qué historias tiene para nosotros y qué podemos averiguar por usted? Envíenos un correo electrónico a contact@takenotekc.org y siga todo el proyecto en takenotekc.org.

Esta historia ha sido [1] respaldada por Solutions Journalism Network, una organización sin fines de lucro dedicada a la presentación de informes rigurosos y convincentes sobre las respuestas a los problemas sociales.


Get Involved

Learn More

Stay in the loop. Sign up for email updates.

Don’t be shy, tell us your name. Don’t be shy, tell us your name.